EXPERTOS Y ADMINISTRACIONES DEBATEN SOBRE LOS NUEVOS DESAFÍOS MUNICIPALES EN MATERIA DE GESTIÓN DEL AGUA URBANA

Jornada de Debate

Date: Mar 01, 2019

La jornada se enmarca dentro de la programación de la Feria SIGA (Soluciones Innovadoras en la Gestión del Agua) que finaliza hoy en Madrid

La Asociación Española de Empresas Gestoras de los servicios de Agua Urbana (AGA) ha celebrado una jornada de debate sobre “Agua Urbana y Nuevos Desafíos Municipales” en la que ha reunido a algunas de las administraciones con competencias en materia de agua, expertos, grupos políticos y entidades y asociaciones relacionadas con la gestión del agua.

El objetivo de esta jornada era poner sobre la mesa los grandes temas que ocupan y preocupan en la actualidad al sector y que conformarán los nuevos modelos de gestión a corto y medio plazo.

Para la inauguración contamos con un texto del secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, quien a última hora no pudo acudir, y en el que recordaba, en primer lugar, que la Asamblea General de Naciones Unidas en la agenda 2030 “ha establecido un objetivo 6 que incluye la gestión sostenible del agua, garantizando el acceso a los servicios básicos de agua y saneamiento como derecho humano” y fijaba los desafíos de la gestión del agua en la depuración, el impacto de la contaminación difusa y los contaminantes emergentes (fármacos, hormonas, nanomateriales,..), que requieren de procesos de potabilización cada vez más exigentes; así como el reto de la financiación necesaria para atender las necesidades  de inversión en mantenimiento y reposición y, para invertir en la reducción de las perdidas en las redes de distribución y alcantarillado en pequeños municipios.

Como aspecto fundamental para la lucha contra el cambio climático, quiso incidir en que las ciudades requieren un sistema de gestión del agua que, por una parte, considere en su totalidad el ciclo urbano del agua y que, además, integre su gestión en el territorio con una visión integral de reducción del riesgo y de adaptación al cambio climático, con el fin de mejorar la resiliencia urbana en la que juega un papel esencial la seguridad hídrica. Sin olvidar que la ciudad debe ser vista también como el principal espacio de construcción de las decisiones políticas mediante la participación ciudadana y de afloramiento de oportunidades para construir un relato colectivo, impulsar la innovación y favorecer la cooperación.

Desde esta perspectiva, abogó por mejorar la gobernanza del agua en las ciudades, lo que pasa por la necesaria transparencia y establecer mecanismos para garantizar la participación de los agentes sociales involucrando a los ciudadanos de manera que permita que se conviertan en realidad los beneficios de la acción colectiva en todos los ámbitos de la ciudad.

Finalmente, se refirió a la elaboración del Libro Verde la la Gobernanza del Agua en el que están trabajando y las reformas que en él incluyen, como: establecer un fondo de inversión a largo plazo con préstamos condicionados a objetivos de recuperación de costes, asegurar que el canon concesional se invierte en infraestructuras del ciclo urbano del agua y que estas son siempre de titularidad pública; favorecer y apoyar los servicios supramunicipales y la consolidación de servicios a través de empresas públicas para aprovechar economías de escala, implantar la tarificación de los servicios del agua y la introducción de tarifas progresivas; apoyar el marco regulador, incluyendo las comisiones de precios de las Comunidades Autónomas,  para asegurar una prestación eficaz y eficiente armonizada de los servicios de abastecimiento de agua y de saneamiento urbano en todos los territorios.

José Domínguez Abascal (Secretario de Estado de Energía)

Ya en la primera mesa redonda, dedicada a la lucha contra el cambio climático desde le sector del agua urbana, el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal señaló la sensibilidad de nuestro país por el riesgo creciente de desertificación que padecemos, por lo que el trabajo que tenemos por delante en esta materia “es enorme”. También quiso destacar, ya dentro de su ámbito de actuación, los grandes consumos energéticos que produce la gestión del agua (bombeos, desalinización, depuración, etc…) y la buena noticia que supone comprobar que paulatinamente va creciendo el autoconsumo energético en las diferentes empresas gestoras, apuntando que a la producción de energía propiamente hidroeléctrica, se deberían incorporar también el viento y el sol como formas baratas y muy accesibles en nuestro país de producir energía.

Francisco Cuenca (Alcalde de Granada)

Por su parte, el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, quiso enfocar el problema del cambio climático como un espacio de oportunidad, destacando el éxito del modelo mixto de gestión de la empresa de aguas de la ciudad, Emasagra, mezcla de la responsabilidad pública de la administración local y el saber hacer de la empresa privada, concretamente, Hidralia. Una gestión que basó en un compromiso con las personas (transparencia, control…), con el medio ambiente y con la economía circular, incidiendo en la conciencia colectiva por parte de todos los ciudadanos a través de campañas de difusión. Como ejemplos de buen hacer mencionó el 73% de autoconsumo energético de sus instalaciones así como la conversión de las plantas depuradoras en biofactorías. Por último, quiso destacar la importancia de llegar a acuerdos de colaboración con todos los sectores, fundamentalmente con el ámbito universitario, así como con el resto de municipios del país a través del Pacto de Alcaldes para el Clima y la Energía.

Gema Igual (Alcaldesa de Santander)

Después, la alcaldesa de Santander, Gema Igual, señaló que son los ayuntamientos los que tienen los retos más directos por su estrecha relación con los ciudadanos y que, gracias a diferentes campañas de concienciación, en Santander han logrado en los últimos años reducir el consumo de agua en un 25% y el de energía en un 28%. Así mismo, y gracias a la concesión del servicio a la empresa Aqualia en 2006, han logrado implantar nuevas tecnologías (“Smart Water”) en la gestión que les permiten controlar telemáticamente todos los procesos de la gestión así como poder ofrecer al ciudadano un entorno más amable y adaptado en cada momento a sus necesidades. Gracias a ese esfuerzo y a ese trabajo continuo, Igual confirmó que las infraestructuras de Santander están a día de hoy en perfecto estado habiendo logrado reducir en gran medida las fugas de agua en las mismas.

Luis Luque (Director Técnico de Emasesa)

Por último, Luis Luque, director técnico de Emasesa, la empresa metropolitana de aguas de Sevilla, cien por cien pública, enumeró una serie de nuevos desafíos que se presentaron a raíz de la crisis financiera del país hace unos años. Así, la dificultad de financiación de infraestructuras por falta de fondos económicos, lo que provoca la mayor antigüedad y deterioro de muchas de ellas y lo que se traduce en una herencia a las generaciones futuras de un problema de considerables magnitudes. Por otro lado, los problemas que acarrean las situaciones de pobreza hídrica y la necesidad de poder satisfacer el suministro a todas las familias que no pueden afrontar el pago de la factura, reivindicando el derecho humano al agua. Y en tercer lugar, el cambio de conciencia social, señalando que la ciudadanía cada vez exige a sus administraciones más transparencia, más claridad en la información y una mayor implicación en la toma de decisiones. Cuestiones todas ellas que Emasesa está abordando con diferentes iniciativas. En cuanto al problema concreto del cambio climático, destacó que es un problema difícilmente cuantificable y que genera nerviosismo a la hora de afrontar su gestión. Como solución a este problema propuso la colaboración con la naturaleza: en primer lugar, reduciendo la demanda de los recursos (con campañas de concienciación e información diaria a la ciudadanía) fomentando la restauración del medio ambiente (destacables son los proyectos de restauración de los entornos del embalse de El Gergal y del cauce del río Guadaíra) así como mejorando los ambientes que afectan a la ciudad (por ejemplo, implantando en mayores superficies sistemas de drenaje sostenible).

Josefina Maestu (Asesora del Ministerio de Transferencia Ecológica), Gonzalo Delacámara (Coordinador del departamento de Análisis Económico del Agua en el Instituto IMDEA Agua y director académico del Foro de Economía del Agua), Gustavo Vargas (Representante del sindicato UGT), Rocío Algeciras (Representante de la asociación de consumidores y usuarios FACUA), Ramiro Aurín (Director general del Observatorio de Usos Urbanos —OSUR—) y el moderador de la mesa, Alejandro Maceira (Director y Fundador de iAgua)

Ya en la segunda mesa redonda, centrada en la nueva Gobernanza del Agua en la Transferencia Hidrológica, Josefina Maestu, asesora del Ministerio de Transferencia Ecológica, apostó por dos ideas claras. En primer lugar, la flexibilidad de los modelos para la gestión de la incertidumbre pudiendo tener margen de maniobra y de respuesta efectiva en función de las diferentes situaciones que puntual o inesperadamente puedan producirse. Y en segundo lugar, la implicación de la población local y del propio conocimiento local como ventaja para la toma de decisiones concretas.

Por su parte, Gustavo Vargas, representante del sindicato UGT, reivindicó que los trabajadores de las empresas implicadas en la gestión también deberían ser parte integrante activa de la nueva gobernanza del agua, y reclamó, así mismo, la garantía de subrogación por parte de los ayuntamientos. Por otro lado, se mostró en contra de una práctica desarrollada en diferentes municipios y empresas consistente en la subcontratación de determinados servicios considerados estructurales.

Posteriormente, Rocío Algeciras, representante de la asociación de consumidores y usuarios FACUA, también reivindicó la participación de los consumidores en la gobernanza del agua, subrayando que las decisiones deben tomarse con la participación de los ciudadanos. Para que ello se produzca, la información suministrada por las empresas gestoras debe ser transparente pero, sobre todo, clara y comprensible. Por último, añadió que el usuario (que no cliente) debe ser también consultado en asuntos relacionados con la planificación y la legislación, poniendo como ejemplo el reciente proceso participativo llevado a cabo los pasados meses por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para la redacción del nuevo Reglamento del Ciclo Integral del Agua de Uso Urbana.

Ramiro Aurín, director general del Observatorio de Usos Urbanos —OSUR—, indicó que, en primer lugar, hay que tener conciencia de los problemas, y el del cambio climático lo es ya, y que hay que saber adaptarse a ellos. Se hace necesaria, desde su punto de vista, una reforma de la gobernanza, fomentando el buen uso del agua, la reutilización y la reducción de la huella hídrica entre otras medidas. Así mismo, señaló que hay que pensar en el agua disponible y, a partir de ahí, en cómo gestionar nuestras necesidades. Para ello resaltó que se hace necesario un nuevo horizonte científico y tecnológico que dé respuesta a los nuevos problemas. “El conocimiento”, concluyó, “debe estar en el centro de la nueva gobernanza del agua”.

En lo que todos los integrantes de la mesa coincidieron fue en que una de las mejores maneras de combatir el cambio climático y la consecuente escasez de recursos hídricos era contar con unas redes de abastecimiento y saneamiento en buen uso. Para ello, todos coincidieron en la necesidad de inversión. Gonzalo Delacámara, coordinador del departamento de Análisis Económico del Agua en el Instituto IMDEA Agua y director académico del Foro de Economía del Agua, abogó por abandonar los debates estériles sobre los diferentes modelos de gestión, estancados en el discurso político y partidista, para centrarnos en debates prácticos y concretos, como, por ejemplo, el reparto de la carga económica. En ese sentido, destacó la importancia de preocuparse por atraer nuevos recursos para paliar el déficit de infraestructuras y de desarrollar una financiación de mantenimiento sostenible de los recursos disponibles. Así mismo, señaló a los precios como un mecanismo de financiación, siendo conscientes y trasladando el mensaje a la ciudadanía de por qué estamos pagando, cuáles son los servicios que se prestan. De esa manera, el debate sobre el aumento de las tarifas se centra en las necesidades concretas en cada territorio.

José Juan Díaz Trillo (Diputado en el Congreso del G.P. SOCIALISTA – Presidente de la Comisión de Transición Ecológica)

La tercera mesa redonda, dedicada a la Gestión Participativa y la Transparencia, contó con la representación de los cuatro partidos políticos de ámbito nacional con representación en el Congreso de los Diputados. José Juan Díaz Trillo, en representación del PSOE, comenzó su intervención asumiendo que pertenecemos a una sociedad capaz de lo peor pero también de lo mejor y reivindicando la política como herramienta para mejorar las cosas. Hizo un repaso a los avances y medidas acordadas en los trabajos realizados dentro de la Comisión de Transición Ecológica que él preside y se mostró optimista en relación con la lucha contra los efectos de este gran problema pues “contamos con excelentes herramientas de innovación”. De manera paralela, resaltó la necesidad de implicar a la sociedad en todo este proceso de cambio en el que estamos inmersos.

José Luis Martínez (Grupo parlamentario Ciudadanos)

Por su parte, José Luis Martínez, del grupo parlamentario Ciudadanos, lamentó que el debate del agua está contaminado por la ideología y que ésta se utiliza como arma arrojadiza para enfrentar a los territorios cuando debería ser un elemento vertebrador del Estado. Por ello, afirmó, no se están tomando las decisiones que se tienen que tomar para combatir el cambio climático. También mencionó la propuesta de su grupo de creación de una Oficina de Supervisión de Contratación Estatal, con el objetivo de fomentar la transparencia, ya que estaría controlada por el Congreso de los Diputados), así como una Oficina Nacional de Evaluación y la figura del Regulador Nacional, que otorgue niveles de de calidad homologables y convergencia de conceptos en las tarifas. Además, proponía que el Banco de España se encargara de realizar informes sobre riesgos financieros ligados al cambio climático.

Pedro Arrojo (Representante del grupo Unidos Podemos)

El representante del grupo Unidos Podemos, Pedro Arrojo, centró el debate en la particularidad de la gestión de valores y derechos de muy diferente condición ética: por una lado, los derechos humanos (en concreto, el del acceso al agua potable); por otro, los derechos y los deberes que los ciudadanos tienen en su condición de tales; y, por último, los derechos y actividades económicas. Así, concluyó que esta complejidad de valores no facilita que la gestión de mercados sea la manera más adecuada de abordar el problema, entre otros aspectos porque, señaló, el modelo se pervierte por una gestión concesionada a muy largo plazo (25 o 30 años), se da una falta de competencia a la hora de proceder a subcontrataciones de servicios y, por último, se utiliza el canon concesional para la financiación de otras partidas ajenas al suministro de agua en ayuntamientos que presentan unas cuentas deficitarias. Concluyó, tras todo lo expuesto, con la necesidad de establecer un nuevo modelo de municipalismo.

AGA en SIGA – Agua Urbana y Nuevos Desafíos Municipales – Alberto Casero

Por último, el secretario de Medio Ambiente del Partido Popular y alcalde de Trujillo, Alberto Casero, quiso resaltar que cada vez son más frecuentes los problemas de agua en los municipios y que se hace necesario un pacto de Estado para coincidir en una base común de acceso al derecho del agua. Tras destacar la buena labor que ejercen los ayuntamientos en la gestión del agua, incluyendo la utilización correcta del canon concesional, señaló que, por encima del debate entre la gestión pública y la privada debe primar la libertad de elección y que debemos centrar nuestros esfuerzos en la búsqueda de modelos más eficientes, más participativos y alejados de ideologías, dejando para los interventores de los ayuntamientos el control de las cuentas públicas. Así mismo, defendió que se necesitan más inversiones, potentes y sostenibles, y no sólo en el campo de la depuración, poniendo como ejemplo para ello el modelo de colaboración público-privada.

María Eugenia Sinarro (Directora general de Organización y Recursos de la FEMP -Federación Española de Municipios y Provincias-), Manuel Marchena (Presidente Institucional de AGA) y Fernando Arlandis (Subdirector de Estudios y Programas del Canal de Isabel II)

Cerraron la jornada las exposiciones de María Eugenia Sinarro, directora general de Organización y Recursos de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) y Fernando Arlandis, subdirector de Estudios y Programas del Canal de Isabel II.

Entre otras muchas cuestiones, Sinarro quiso destacar que la función principal de los municipios es garantizar las necesidades básicas de los ciudadanos, siendo el suministro de agua la principal. Para ello, dijo, el objetivo de las administraciones locales, competentes en la materia, debe ser el desarrollo de políticas eficientes en la prestación de los servicios, poniendo todos los medios a su alcance y contando con la opinión y reclamaciones de los ciudadanos. Destacó como nuevos retos en el ámbito del agua la economía circular y el cumplimiento de la Directiva Marco del Agua. Por último quiso resaltar que para la FEMP la gestión integral del agua es de vital importancia y que, aunque en su entidad hay representantes de todos los modelos de gestión, tanto pública como mixta o privada, el objetivo de todas ellas es prestar un servicio de calidad a la ciudadanía porque “el agua es de todos”.

Por su parte, Arlandis hizo una detallada exposición de la gestión del Canal de Isabel II, la mayor empresa pública de aguas de España y una de las más importantes a nivel mundial., y de cómo han ido adaptándose a los nuevos tiempos, a las nuevas demandas y a los nuevos problemas. Así, destacó que el principal objetivo es la adaptación al cambio climático, que había que establecer unas tarifas que contemplaran de manera completa el ciclo integral del agua sin olvidar las tarifas de carácter social para los más desfavorecidos, que había que apostar por la economía circular y que el enfoque tecnológico e innovador debía estar perfectamente integrado en el modelo de gestión a desarrollar, destacando que la inteligencia artificial y el análisis masivo de datos podían ser de gran ayuda para ello.


La Asociación AGA
AGA, Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua Urbana, representa a las principales entidades del sector en nuestro país, tanto públicas como mixtas y privadas. Dichas entidades asociadas abastecen al 70 % de la población española, lo que supone que prestan servicio a más de 32 millones de habitantes. Todo ello supone una responsabilidad y un esfuerzo en la búsqueda de acuerdos, de consensos y de políticas a aplicar de manera conjunta en todos los asuntos que nos son comunes.